Newsletter 13/9


Hoy vamos a hablar de varias cosas que pasaron en la semana. Una semana muy movida que incluy√≥ fuerzas de seguridad con armas y patrulleros rodeando la residencia presidencial ūü§™.


Hay dos temas que empezamos a tratar el domingo pasado y hoy los vamos a retomar (seguridad y conflicto en el Congreso), así que dejamos el newsletter del 6/9 en nuestro sitio web para que les nueves suscriptores pueden leerlo y tener la película completa.



SEGURIDAD


Esta semana fue muy complicada en lo que respecta a las fuerzas de seguridad. La Policía Bonaerense inició una serie de protestas que comenzaron el lunes por la noche en varios focos de la Provincia, continuaron durante todo el martes y llegaron a su punto límite el miércoles por la tarde cuando un sector de la fuerza decidió rodear la Quinta de Olivos con armas y patrulleros.


Nuestro especialista en seguridad Martín de Simone, que en el anterior newsletter que pueden leer en el link que les dejamos arriba explicó varios aspectos fundamentales para entender la situación con las fuerzas de seguridad, nos explica algunas claves para interpretar el conflicto.


‚ÄúLa Polic√≠a de la la provincia es la m√°s grande del pa√≠s, con aproximadamente 90.000 miembros. Con lo cual no es extra√Īo que Buenos Aires se encuentre entre las provincias que m√°s porcentaje de su presupuesto gastan en seguridad. Sin embargo, la Encuesta de Victimizaci√≥n del a√Īo 2017 nos muestra c√≥mo la poblaci√≥n percibe a la polic√≠a; en Buenos Aires solo un tercio de la poblaci√≥n considera que la polic√≠a provincial es confiable (32,3%), lo que ubica a la provincia entre las jurisdicciones con menor nivel de confianza hacia la instituci√≥n policial. Solamente un 24% de los encuestados consideraron que la polic√≠a era honesta y s√≥lo un 26,6% de la poblaci√≥n considera que la polic√≠a es muy profesional, tambi√©n entre las peores provincias‚ÄĚ, explica Mart√≠n.


‚ÄúAhora bien, lo cierto es que la polic√≠a tiene una serie de problemas muy serios tanto institucionales como de funcionamiento, y uno de ellos es el baj√≠simo nivel de salarios de sus suboficiales. Aqu√≠, tal vez es conveniente aclarar que la distinci√≥n entre oficiales y suboficiales ha sido hace a√Īos descartada en pa√≠ses m√°s desarrollados. Es una herencia de la organizaci√≥n castrense de las polic√≠as y, adem√°s, separa a los y las polic√≠as en castas con diferentes niveles de vida, una cultura totalmente distinta y, por sobre todo, una gran explotaci√≥n por parte de los oficiales sobre los suboficiales. La distinci√≥n entre oficiales y suboficiales no tiene un fundamento en el control del delito, y es dif√≠cil poder desarrollar una polic√≠a democr√°tica si las pr√°cticas dentro de la misma instituci√≥n no son democr√°ticas.


Las protestas obedecen no solo a un reclamo salarial, sino a un sistema en el cual los suboficiales no gozan de las condiciones de bienestar necesarias para una fuerza profesional. Las pol√≠ticas de bienestar de las fuerzas son absolutamente indispensables si se pretende tener una organizaci√≥n que funcione de manera acorde a las necesidades de un r√©gimen democr√°tico, como hemos detallado junto a Martin de Dios en este art√≠culo. Ello implica no solo buenos salarios, sino tambi√©n buenas condiciones de retiro, apoyo psicol√≥gico para condiciones traum√°ticas, una buena cobertura de salud y apoyo familiar, entre otras cosas. Ninguno de esos elementos est√° presente en la PBA‚ÄĚ, agrega Mart√≠n.


¬ŅPero por qu√© las protestas se produjeron en este momento? Seg√ļn Joze Garriga Zucal, quien public√≥ un art√≠culo en Anfibia esta semana, obedece a una multiplicidad de factores. 1) La identificaci√≥n del Gobierno provincial como contrario a los intereses de la fuerza. 2) El hecho de que los adicionales de servicio fueron suspendidos por la pandemia, lo que crea salarios a√ļn m√°s bajos. 3) La revalorizaci√≥n de la actividad policial como consecuencia de la pandemia. 4) Las medidas anunciadas por el gobierno provincial la semana pasada, que incluyen recursos millonarios para la seguridad, sin menciones espec√≠ficas a los salarios. 5) La capitalizaci√≥n pol√≠tica del malestar.


M√°s all√° de eso, las protestas de la polic√≠a, del modo en que fueron hechas, son totalmente injustificables. Primero, porque fueron con armas. Segundo, porque fueron en las afueras de la residencia presidencial. Este accionar, que fue repudiado por m√ļltiples fuerzas pol√≠ticas, atenta fuertemente contra el gobierno pol√≠tico de las fuerzas y representa una se√Īal muy negativa, que adem√°s podr√≠a tener efectos de contagio en otras provincias.


Mirando hacia adelante, las protestas, nos dejan tres mensajes. Primero, la necesidad de debatir la sindicalización policial, tema que ha tenido muchas voces a favor durante la semana, pero que sin duda acarrea también muchos riesgos y no es del todo habitual en el mundo. Segundo, la necesidad de discutir una reforma integral del sistema de seguridad, como ha planteado Martin Apiolazza en este artículo de Abro Hilo. Tercero, la necesidad de que las reformas policiales incorporen medidas tanto para mejorar el bienestar de las fuerzas, como elementos para gobernarlas y controlarlas de manera democrática. Intentar uno sin el otro, no solo será una decisión condenada al fracaso, también podrá tener consecuencias negativas sobre la seguridad de todos los ciudadanos.



COPARTICIPACI√ďN


Luego de la ola de tensiones, el miércoles por la tarde Alberto Fernández brindó una conferencia de prensa junto con el Gobernador Axel Kicillof, la Vicegobernadora Verónica Magario y los intendentes del Conurbano oficialistas y opositores.


Anunció que se le quitaría a la Ciudad de Buenos Aires un punto de la coparticipación, que equivale a unos 37.000 millones de pesos, para traspasarlo a la Provincia de Buenos Aires y destinarlo a inversión en seguridad. Al otro día, Axel Kicillof anunció un importante incremento en los salarios de las fuerzas de seguridad, con un salario inicial de $44.000.


El conflicto de la coparticipaci√≥n viene de larga data y es una demanda de los intendentes del Conurbano de varios a√Īos. Los intendentes manifiestan que ‚Äúdesde 2016 y por decreto, Macri y Larreta se apropiaron de $97.396 millones de las provincias para favorecer a la Ciudad de Buenos Aires. Lo que est√° haciendo Alberto es un acto de justicia: les est√° devolviendo a todos los argentinos los fondos que les robaron‚ÄĚ.


Tambi√©n 19 gobernadores se manifestaron a favor de la medida en un comunicado que expresaba: ‚Äúlos gobernadores respaldamos la medida anunciada por el presidente Alberto Fern√°ndez para empezar a corregir los desequilibrios de un pa√≠s concentrado. Necesitamos reabrir el di√°logo sobre la distribuci√≥n de recursos para evitar cualquier tipo de favoritismo en la distribuci√≥n de fondos o proyectos‚ÄĚ.


Como contracara, intendentes bonaerenses de Juntos por el Cambio se opusieron a la medida e incluso quienes habían estado en la conferencia escribieron todos el mismo hilo de tweets que expresaba que no les habían avisado antes de la conferencia cuál sería el anuncio.


Pero la principal resistencia, como era esperable, fue del Jefe de Gobierno porte√Īo Horacio Rodr√≠guez Larreta. HRL ven√≠a manteniendo una relaci√≥n muy cordial con el Presidente y el Gobernador Kicillof a ra√≠z del manejo de la pandemia. Como √©l mismo expres√≥ en la conferencia, desde marzo tuvieron 26 reuniones y en varias oportunidades expresaron que estaban trabajando en conjunto. Bueno, la tregua definitivamente se rompi√≥.


Rodr√≠guez Larreta junto a su Gabinete y algunos dirigentes porte√Īos de Juntos por el Cambio como Lousteau, realiz√≥ una dur√≠sima conferencia contra Fern√°ndez y Kicillof donde expresaba que la medida ‚Äúfue exactamente lo contrario al di√°logo y a lo que la Argentina necesita. Se eligi√≥ deteriorar seriamente la convivencia pol√≠tica que hab√≠amos logrado construir justo cuando el pa√≠s m√°s la necesita‚ÄĚ.


Finalmente, anunci√≥ que ‚Äúvamos a ir a la Corte Suprema de Justicia de la Naci√≥n a defender con todos los recursos jur√≠dicos la autonom√≠a y los derechos de la Ciudad‚ÄĚ.


El conflicto pasar√° a v√≠a judicial e iremos viendo como avanza. Mientras pueden leer esta excelente nota llamada ‚Äú¬ŅDios atiende en Buenos Aires?‚ÄĚ de dos miembros de nuestro equipo, Gonzalo Vronkistinos y Mart√≠n de Simone, que habla de los problemas de la representaci√≥n pol√≠tica territorial en el Congreso y de la coparticipaci√≥n, con datos muy interesantes como por ejemplo que ‚Äúla provincia de Buenos Aires aporta aproximadamente un 38% a la recaudaci√≥n nacional pero solo recibe de regreso un 22% de las transferencias autom√°ticas, lo que convierte a la provincia en la que recibe la menor cantidad de transferencias federales per c√°pita por la repartici√≥n secundaria de coparticipaci√≥n‚ÄĚ. Brinda varias alternativas para resolver todos estos problemas, les recomiendo fuertemente que la lean.


¬ŅQU√Č PASA EN EL CONGRESO? cap√≠tulo 2


Bueno, el domingo pasado les contamos el detalle del conflicto en el Congreso. Si no lo leyeron recuerden que les dejamos arriba el link para leerlo.


El lunes se confirm√≥ que el Diputado de Juntos por el Cambio Jos√© N√ļ√Īez, quien hab√≠a estado en el recinto el pol√©mico martes, era un caso de COVID-19 positivo. Dado que hab√≠a estado el bloque completo en el recinto, se activ√≥ el protocolo de la C√°mara de Diputados y se hisoparon m√°s de 30 personas. El oficialismo argument√≥ a trav√©s de este caso la importancia de seguir con las sesiones remotas y no asistir presencialmente todos los Diputados y Diputadas al Congreso.


Esa misma tarde el bloque de Juntos por el Cambio emiti√≥ un comunicado que llamaba a ‚Äúretomar la sensatez pol√≠tica y la cordura institucional‚ÄĚ y ped√≠a ‚Äúnuevos protocolos de funcionamiento con sesiones presenciales para temas importantes y controversiales como la reforma judicial, el presupuesto nacional o la ley de movilidad jubilatoria‚ÄĚ.


El martes a las 19 horas, luego de un día de negociaciones, se volvió a reunir la Comisión de Labor Parlamentaria y finalmente se llegó a un acuerdo. Se publicó el acta firmada por todos los bloques que indica que:


  1. Se aprueba la prórroga del Protocolo de Funcionamiento Parlamentario Remoto por 30 días hábiles.

  2. Se har√°n sesiones presenciales si al menos un bloque lo solicita, pudiendo los Diputados y Diputadas presentar una nota fundada a la Presidencia pidiendo no asistir.


La Cámara retomó el funcionamiento normal y esta semana se tratarán tres temas muy importantes en la Comisión de presupuesto:


  1. El proyecto de Aporte Extraordinario para 12.000 personas que posean una riqueza declarada superior a los 200 millones de pesos presentado por M√°ximo Kirchner y Carlos Heller. La oposici√≥n a√ļn no se manifest√≥ sobre el tema as√≠ que nos enteraremos el martes en la comisi√≥n.


  1. El Presupuesto 2021, que prevé un déficit equivalente al 4,5% del PBI y destinará más del 60% de los recursos a gastos sociales. Viene con una novedad histórica muy importante para todos y todas: tendrá perspectiva de género.


  1. La creación de un Régimen de Defensa de los Activos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Sistema Integrado Previsional Argentino.



ELECCIONES EN EL BID


Ayer fueron las elecciones para la presidencia del Banco Interamericano de Desarrollo y ganó el estadounidense Claver-Carone. Federico Zinni, internacionalista y amigo de la Abro Hilo (pueden leer esta muy buena nota sobre la deuda que escribió hace unas semanas), nos explica un poco la situación.


‚ÄúExiste una tradici√≥n desde que se cre√≥ el BID que consiste en que la sede est√© en Washington pero el Presidente sea de Latinoam√©rica. No es un pacto formal ni est√° en ning√ļn estatuto, pero era un acuerdo t√°cito para mantener cierto balance de poder‚ÄĚ, explica Federico. ‚ÄúEste a√Īo Trump rompi√≥ con ese criterio y gener√≥ mucha resistencia‚ÄĚ.


Referentes latinoamericanos se unieron para oponerse a este cambio de reglas de √ļltimo momento, y escribieron en una carta conjunta ‚ÄúHa llegado la hora de reiterar con vehemencia la importancia de posponer la elecci√≥n del pr√≥ximo presidente del BID porque, tal como se ha procedido con la candidatura de un ciudadano estadounidense, estamos frente a la ruptura de una pr√°ctica que ha acompa√Īado la historia de la instituci√≥n‚ÄĚ.


Argentina decidió embarcarse en esta batalla apuntalando una eventual postulación a Gustavo Béliz, quien junto a la expresidenta costarricense Laura Chinchilla fueron las alternativas de más peso que se barajaron antes de la elección


La victoria de Claver-Carone ‚Äúes particularmente mala para Argentina porque tenemos vetado el acceso a financiamiento p√ļblico de los mercados internacionales. Hoy si se quiere endeudar el Estado tiene que pagar tasas de 10 u 11 puntos que son prohibitivas, y gran parte de la apuesta para lo que es inversi√≥n en desarrollo depende del acceso a financiamiento internacional, y particularmente del BID. Un presidente que es puesto por Trump con el objetivo de frenar el avance de China e intentar condicionar el financiamiento del BID nos perjudica ‚ÄĚ, se√Īala Fede. ‚ÄúAdem√°s, rompe con una tradici√≥n del BID que es la de mantenerse ajena a los vaivenes pol√≠ticos; a√ļn en momentos de mucha polarizaci√≥n en LATAM el BID se mantuvo bastante imparcial y no orient√≥ su financiamiento por cuestiones de preferencia ideol√≥gica‚ÄĚ, agrega.


Este es principalmente el motivo por el cual Argentina se puso al frente de esta iniciativa. ‚ÄúFue una batalla digna y que estuvo bien dar, porque el riesgo de que el balance de poder se rompa y pase a ser un instrumento de presi√≥n pol√≠tica ser√≠a particularmente perjudicial para nuestro pa√≠s. Pero tambi√©n hace particularmente mala esta derrota, porque nos pusimos al frente y sali√≥ mal y nos dej√≥ expuestos. Pero era una pelea justa‚ÄĚ, concluye Federico.


FELIZ D√ćA MAESTRES


Les deseamos un muy feliz día atrasado a los maestros y las maestras y les recomendamos este hilo que armamos para ustedes con todas las excelentes notas de educación que tenemos en Abro Hilo, con análisis, datos, evidencia y reflexiones.


Esto fue todo por hoy amigues, nos vemos la próxima edición y, como siempre, un gusto charlar con ustedes.